27 nov. 2011

Pepita Ferrer. Nuestra primera Maestra Internacional.




Seguimos dando a conocer a las grandes figuras del ajedrez femenino nacional.

Si en el artículo pasado hablamos de Nieves García, en este conoceremos a la honorable predecesora de la cual tomaría el testigo.

Pepita Ferrer Lucas, fué 8 veces campeona de España y 2 veces subcampeona, desde 1959 hasta 1976, un intervalo de 17 años, casi dos décadas en el pódio.

Uniría su destino histórico a Nieves, en el año 1976, donde conformarían el equipo olímpico español de ajedrez femenino, que en Haifa (Israel) conseguiría la medalla de bronce.

Única medalla que hasta el día de hoy, tiene España en las Olimpiadas de ajedrez (incluyendo la categoría absoluto, copada por los hombres).

En ese año, fecha dorada para Pepita, ganaría también su último titulo nacional, y representa un nudo gordiano para nuestro juego, ya que representa la cumbre de una estrella y el surgimiento de otra que empezaba a despuntar (Nieves, el año anterior había sido Campeona de España por primera vez), y que juntas consiguieron un hito histórico al traerse para casa esa medalla tan preciada.

Dos multi-campeonas, que entre las dos, suman 19 campeonatos de España y 8 subcampeonatos, -ahí es nada- que coincidieron en el tiempo, creando una sinergia, una suma de fuerzas que hicieron posible una año de oro; porque si es cierto que ese año el bloque soviético no participaba en la Olimpiada por boicot político, también es cierto que el resto del mundo sí, y que el equipo absoluto no supo aprovechar la oportunidad, que con tanto acierto rentabilizó el equipo femenino.

Entre los logros de la barcelonesa Pepita Ferrer están el haber sido siete veces olímpica, y ganar 4 campeonatos de Cataluña.

Tiene en su haber unas tablas, nada menos que con Kasparov, y en 1974, pasó a la historia por ser la primera española en obtener el titulo FIDE de Maestra Internacional.

En su honor, en Hospitalet se celebra el Open Internacional Memorial Pepita Ferrer. Este año será su cuarta edición.








1 comentario:

  1. ¡Cuanto la eché a faltar cuando falleció!, aparte de jugar, nos hemos reído tantas veces juntas en tantos torneos, locales, autonómicos, nacionales, no le molestaba enseñar, tan elegante y tan buena compañera...Donde esté, un abrazo

    ResponderEliminar